lunes, 14 de julio de 2008

Puertas abiertas en la Hoya 2008

Éste es el título de un interesante proyecto turístico del que nos podemos beneficiar este verano. 

Hay en nuestra comarca varias, y seguramente desconocidas para muchos, antiguas edificaciones románicas (principalmente) que albergan en su interior fascinantes pinturas de la época. Entre éstas, para poner un ejemplo, y quizá la más conocida, sea San Miguel de Foces. 

El acceso a estos santuarios no solía ser fácil en bastantes casos. No tanto por su localización, sino por las llaves. Tenías que encontrarlas. Tenías que dar con la persona que te permitiera la visita, que te abriera la puerta. Y esto suponía muchas veces toda una investigación de su paradero, preguntando por el pueblo, o al ayuntamiento -con un final nada exitoso más de una vez. 

Este proyecto ha logrado que un buen número estén, durante unas horas concretas al día este verano, abiertos a quien quiera entrar en ellos a admirar las pinturas y las estructuras. Es una gran oportunidad que aprovechar. Ésta es la noticia, y éste el folleto informativo (pdf).

Desde que comenzamos este blog hay un enlace a la magnífica página de Románico Aragonés, donde uno puede indagar y consultar a su gusto, y descubrir el sorprendente patrimonio que hay al respecto. Casi en cada pueblo podemos encontrar algo interesante.  Y, gracias a la labor de esta web, leer una buena exposición explicativa. También, por supuesto, habrá de lo que podremos ver si cruzamos el umbral de las puertas que se nos abren en esta extraordinaria ocasión.

2 comentarios:

Ender Muab'Dib dijo...

Siempre es una gran y agradable noticia que se abran las puertas a la cultura, pero con lo poblado que está el mundo de desgraciados animales hijosdeputa estas soluciones con nulo control puedan terminar tristemente y vuelvan a cerrarlas.

Esperemos que nada de eso pase, pero con la experiencia que tenemos yo no me fio un pelo de la gente.

Aprovechémoslo mientras dure.

¡Saludos!

RJ dijo...

No te falta razón. Es lo que más temo. Sobre todo porque hay algunas en las que las pinturas cubren toda la pared, hasta abajo, y la gente es muy descuidada a la hora de mirar donde apoyarse. O hacerse el sueco con el tema del flash. Quizá preparar un poco la edificación, previamente a la apertura, hubiera sido bastante sensato.

¡Saludos Ender!