viernes, 2 de mayo de 2008

La escalera de la discordia

El Heraldo de Aragón publica hoy una imagen que ha avivado la polémica en Grañén, en el corazón de los Monegros. En ella se ve al alcalde de este municipio indicando a un operario sobre unas labores en un tejado. Todo sería normal si no fuese porque el operario es de las brigadas del ayuntamiento, y el tejado es el del domicilio particular del edil. La oposición del PP presentó una propuesta de dimisión que no fue aceptada.

Según el alcalde, los operarios estaban arreglando una farolas en esa calle y, para asegurar la chimenea de su tejado, trabajaron durante escasos minutos en él. Los trabajos se demoraron por la ruptura de una teja. Por muy breves que fueran estos trabajos, el alcalde ha reconocido el hecho de que los trabajadores municipales hicieron para él una labor particular usando el material del ayuntamiento. La polémica es aún mayor por el hecho de que la fotografía llegase de forma anónima al PP, que después fue distribuida a la prensa. Parece estar tomada desde lejos y a una relativa altura, haciendo uso de zoom. ¿Casualidad?

A ver cuándo nuestros pueblos ocupan las noticias por otro tipo de hechos. No solo de Gran Scala, Expo y crímenes de Fago vive Aragón.

1 comentario:

Yolanda dijo...

Esto es lo que ocurre en Grañen donde, un Alcalde y su Teniente alcalde "Conte Laborda", hacen y desacen lo que les parece.

Espero que algún día esto cambie y vuelva a ser un pueblo normal.