jueves, 7 de febrero de 2008

Febreralidades

Breve descanso de estudiar, y aprovecho para escribir algo por aquí...

Tengo la sensación de que la juventud esta cada vez peor. En apenas una semana, pudimos leer en diferentes periódicos cosas como apulañamientos, peleas, palizas, broncas multitudinarias, violaciones... Es terrible. Me da por pensar que a lo mejor es cosa de los medios de comunicación, que a partir de ahora van a atender a éste tipo de hechos; como antes ocurriera con el asunto de los maltratos, o hace poco con los abortos. No digo que no deba hacerse -todo lo contrario, ha sido vital para conseguir cada vez mayor concienciación. Tan sólo, que parece que todo va a rachas. Quién sabe, quizá algún día tomen en serio los problemas de esclavismo que viven muchos hoy en día en este país, y se logre así algún avance. En parte me alegro que se ventilen estos asuntos violentos, porque es algo horrible. Pero me extraña el poco o ningún eco que se han hecho los políticos. Demasiado ocupados en las elecciones del 9M. A veces tanto que es normal que caigan en algún que otro desliz... supongo.

El Huesca Blog ha finalizado su actividad. Ciertamente, era uno de los que más al tanto estaba, junto con Guillermo -ahora en descanso-, de los asuntos de actualidad política de Huesca - siguiendo concienzudamente las pisadas del ayuntamiento. Así como al que se le ocurrió unir a todos en uno. Una lástima. Desde aquí, como ya le dijimos en un comentario, le deseamos que todo le vaya bien.

Me ha llamado la atención el asunto del anuncio publicitario sin ánimo de lucro de Amnistía Internacional: El poder de tu voz. Parece ser que se ha prohibido su emisión por los medios. Bien leído, creo que también tiene cierta razón el ministerio de Industria, Turismo y Comercio. Quiero decir, el anuncio hace una crítica mordaz, una denuncia, quizá aceptada y sabida en general, pero no deja de ser crítica, denuncia, y ello supone un partidismo (criticar, denunciar, supone hacerlo desde una posición, a partir de la cual se valora lo otro) -y esto provoca que catalogen el anuncio, claro, de político. En fin, cada cual saque sus conclusiones. ¡Qué cosas! Eso sí, es un buen anuncio.

Ésto último, relacionado con que (no recuerdo ahora cómo o por quién), descubrí las espeluznantes, inquietantes, y sobrecogedoras fotografías de James Nachtwey. Fotografías que me hicieron comprender mejor eso por lo que parece luchar Amnistía Internacional, y otros organismos. Y a considerar con aún mayor gravedad esos asuntos violentos a los que se aludía antes.

Parece que la gente se alocara sin sustancia alguna. Que el mundo ya no supiera qué le va a pasar. Que la humanidad tuviese fiebre.
También es cierto que paso demasiado rato aquí abstraído con los estudios... viendo las cosas como un tanto distanciadas y extrañas... debe ser eso.

4 comentarios:

HombreRevenido dijo...

Me encanta ese cuadro como colofón perfecto al texto.

Además de eso, a mí el anuncio me gusta (un poco efectista, pero muy gráfico). La prohibición se explica fácil, lo políticamente correcto es la nueva inquisición. Mejor mirar hacia otro lado.

RJ dijo...

Eso me temo.
Lo políticamente correcto es hoy una medida en vigor. Es una manera de sentirse adecuados, mantenerse aparentemente pulcros (casi diría que hoy se toma como sinónimo de "justo"). Pero a la vez es la perfecta excusa para no esforzarse por nada, para no revolverse por algo que no ataña directamente. La preocupación es la de seguir más o igual de resplandecientes.
Pero el blanco también puede ser una mancha.

Me viene a la cabeza aquél chiste de Quino...
http://www.unnuevotiempo.org.ve/cms/images/stories/QuinoCorrupcion.jpg

Gracias por tu comentario, Hombrepiteco. Un saludo,

RJ

Guillermo dijo...

Gracias por tu recuerdo.
Yo también lamento la ausencia de Luis.
En efecto, febrerillo el loco nos pone a todos ídem.
Sobre el Poder de tu Voz, os recomiendo (a ti y al mono) el post de un buen observador. Pinchad aquí

RJ dijo...

Interesante reflexión sobre el asunto, la que hace Juan Valera; ¡Gracias por poner el enlace, Guillermo!